Sedientos, desvelados, y pagando injustas tarifas

Publicado: 6 julio, 2010 en Actualidad, Reportajes

Esta es la historia de cómo cientos de capitalinos se someten al suplicio diario de interrumpir el más placentero sueño a mitad de la noche, o en lo fino de la madrugada, para poder tener, aunque sea, un balde de agua para toda su familia.

PRIMERA ENTREGA

Por Nery García

nerygarcia@conexiones.com.ni

Son las 12:47 de la madrugada. Alguien enciende una luz tenue y abre la puerta de una casa humilde y esquinera del barrio Blanca Segovia, al sur de Managua. Es un señor de tez morena, viste short y no tiene camisa, aparenta unos 40 años y se atreve a desafiar a los delincuentes que asechan en la noche para saciar literalmente su sed y la de su familia. Todas las madrugadas se levanta después de medianoche y revisa la tubería instalada en un hoyo que él excavó frente a su casa hace algunos años.

“Ese hueco mide unos dos metros de profundidad”, dice el hombre y explica que también sus vecinos hicieron excavaciones porque el agua ni siquiera se asoma por las tuberías que entran a sus casas, debido a que la presión no es suficiente.

Al frente de la casa del señor se encienden las luces de otra vivienda. Es su hermana, Johana Gómez, de 44 años, quien se acerca y se mete al agujero, conecta una bomba eléctrica que le permite “bombear” el agua que sale del tubo hasta su casa por medio de manguera. “Esto es todo los días (recoger agua en la madrugada) y tenemos años de estar así, yo creo que sin son 10 es poquito”, relata. Ella pertenece al ejército de nicaragüenses que no tiene acceso al servicio de agua potable en su hogar.

23% sin servicio de agua potable

En promedio se estima que a nivel nacional, por cada 100 habitantes, al menos 23 no tienen servicio de agua potable en sus casas, según cifras oficiales. Es decir, alrededor de un millón 380 mil habitantes, de más de seis millones, no cuentan con ese servicio en sus hogares, según datos de la Comisión Nacional de Agua Potable y Saneamiento (Conapas) y del último Informe Presidencial presentado el nueve de junio reciente en la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional.

A nivel urbano, el Informe Presidencial precisa en la página 203 que el 85 por ciento de la población urbana tiene cobertura del agua potable. En Managua, la estatal Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) publica un mapa en su sitio oficial (www.enacal.gob.ni) en donde expone que cerca de la mitad de los capitalinos ubicados en el centro de la ciudad y en algunos barrios costeros reciben entre 17 y 24 horas del servicio.

Enacal también asegura que la otra mitad de la capital, sobre todo en la zona alta, recibe entre ocho y 13 horas diarias; y unos pocos lugares entre tres y siete horas. Sin embargo, algunos habitantes de los barrios señalados en el mapa afirman que el tiempo que reciben agua en sus grifos es mucho menor al que asegura la empresa.

Horas de cobertura es menor

Doña Vilma Briceño, de 78 años, vive en el barrio San Judas desde 1960. Recuerda que después del terremoto de 1972, que destruyó gran parte de la capital, les instalaron el servicio de agua potable y en ese entonces era continuo. Ahora, el líquido llega a los grifos menos de nueve horas diarias, a pesar que Enacal dice que reciben diez en esa zona. “Hace diez años para acá solo no dan agua desde las ocho de la noche a las cinco de la mañana”, afirma la señora.

Al igual que en San Judas, Enacal señala en el mapa que en Colinas del Memorial Sandino el servicio es de diez horas, pero Tatiana Chávez, habitante de ese lugar, asevera que lo único cierto es que el agua no llega a una hora fija. “A veces hay agua en la tarde, a veces hay problemas… a veces hasta en la noche. Muchas veces me he quedado sin agua porque me levanto a las cuatro a llenar, pero si el pozo se fregó, ya me quedo sin agua desde el día anterior”, refiere.

Sed en las escuelas

En el Instituto Nacional Primero de Mayo, de la colonia del mismo nombre, hay mil 369 estudiantes y los cortes de agua se hacen presentes desde que sale el sol hasta que se oculta. “Los vigilantes del centro trabajan por turno y el que está en la noche se encarga de poner la llave, llenar en todos los recipientes de agua y en esa medida hemos ido dando respuesta a la población estudiantil”, explica la directora del instituto, Josefa Mayorga.

Unos cuantos kilómetros más al Este de esa colonia, en la escuela “Óscar Omar Téllez Sánchez”, ubicada en el barrio “Manuel Fernández”, los estudiantes no logran saciar su sed en el receso. “El agua se va a partir de las 10 de la mañana y si nosotros no estamos preparados para almacenarla sería que los alumnos aguantaran sed el resto del día tanto en la mañana como en la tarde”, dice el profesor Aldo Beltrán.

Cortes en los departamentos

Veintisiete kilómetros al sur de Managua, en el histórico barrio indígena de Monimbó, ubicado al sur de Masaya, decenas de familias no reciben agua potable ni de día ni de noche. Las lluvias de invierno son una bendición y muchos aprovechan para llenar sus recipientes, aunque tienen que salir en busca de agua potable a varias cuadras de sus hogares, yendo hacia el centro de la ciudad, donde se las regalan o en el peor de los casos la compran.

“Tenemos aproximadamente dos años que no nos viene agua. Nosotros vamos a comprarla aquí en (la comunidad) Quebrada Honda, que está a tres kilómetros”, narra Milton Pavón, oriundo de Monimbó. Agrega que cada barril cuesta diez córdobas.  “Nosotros vamos (a comprar) a veces tres veces a la semana, prácticamente son 15 barriles el consumo”, asegura. Eso significa que Pavón gasta 600 córdobas mensuales por los 60 barriles que consume.

Esos 60 barriles con agua equivalen a 12 metros cúbicos. Si Enacal le brindara el servicio de agua potable le cobraría 58.20 córdobas por la entrega de ese líquido, tomando como referencia la tarifa domiciliar para los departamentos que es de cuatro córdobas con 85 centavos, según se precisa en la tabla de tarifas indexadas a junio de 2006. En otras palabras, Pavón pagaría 10 facturas con el dinero que gasta en la compra del agua de un mes.

Doña Petronila Guillén espera que su esposo le indique para que abra la llave del puesto del agua, para llenar sus dos barriles.

En el interior del país es más grave

La ex presidenta de Enacal asegura que durante su gestión (enero de 2007 a abril de 2010) mejoraron e instaron 81 nuevos sistemas de agua potable, de los cuales 25 fueron en Managua. “En estos tres años que estuve en Enacal nosotros calculamos que se le mejoró el servicio a un millón de personas”, afirma Herrera.

Sin embargo, en el interior del país, las autoridades de Enacal reconocen que el desabastecimiento de agua potable es muy grave, sobre todo en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur: las redes de distribución son insuficientes, en Bluefields el servicio de agua potable tiene altos costos de operación y en la RAAN los cortes de energía son continuos, lo que afecta el bombeo del agua potable.

Eso se lee en el informe que los directivos de Enacal presentaron en marzo del año 2009 a los diputados de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional. Precisan que en Estelí, Nueva Segovia, Madriz, León, Chinandega, Río San Juan, Carazo, Granada, Rivas, Masaya, entre otros lugares, la situación es crítica. Eso porque hay fallas de energía que afectan los equipos de bombeo, el crecimiento desordenado de la población y no hay inversión.

Sin agua y cobros más altos

Los cortes en el suministro de agua potable no son suficientes. Las organizaciones de consumidores reportan que Enacal de no sólo no estregan un servicio continuo a como lo estable el artículo cuatro del Reglamento del Servicio al Usuario (RSU), sino que también hacen cobros muy altos, los cuales no se corresponden con lo que consumen los pobladores.

“El 98 por ciento de los reclamos son por alta facturación”, afirma Jorge Rooseess, coordinador de políticas públicas de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC). Esa queja también la reciben las organizaciones de las dos ciudades más antiguas del país, León y Granada, a través de la Asociación de Consumidores de León (Adeconle) y la Asociación de Consumidores de Granada (Acugra).

“El histórico reclamo de los consumidores a nivel nacional es que la interrupción del servicio de agua potable o la falta de continuidad no se ve reflejada en la factura. Podrá pasar uno, dos, 10 días sin agua potable, pero eso no queda reflejado en la factura”, sostiene el presidente de Acugra, Róger Monterrey.

“Lo único que saben decir (funcionarios de Enacal) es esto consumió, esto es su costo, esto es lo que debe y tiene que pagar. Consideran que las personas que llegan a reclamar no es una persona que merece una explicación oportuna de acuerdo a lo que establece de acuerdo al Reglamento del Servicio al Usuario, la Ley 182 (ley de defensa de los consumidores) y la Constitución Política”, agrega Vida Larios, de Adeconle.

Alzas discrecionales

Doña Gladys Castillo, de 60 años, habita en el barrio Blanca Segovia, a pocas cuadras del reparto Schick en la capital. En su casa vive con sus dos hijos y el agua sólo llega de madrugada. Mientras uno de sus vástagos recoge líquido a eso de las una de la mañana, ella muestra la factura número 36629046, serie M, en la que Enacal le cobra 118.79 córdobas por el consumo de agua.

Mientras doña Gladys Castillo muestra el último recibo con alta facturación, a la par uno de sus hijos se apura a sacar agua de un hoyo.

La señora tiene tarifa uno o domiciliar, por lo que el cobro equivale al consumo de 33.55 metros cúbicos (167.5 barriles de agua) en los 32 días facturados. “Ahora estamos pagando más y con dificultad y a veces se le mete que tres días no viene del todo nada y pasamos sin agua”, se queja doña Gladys, a quien también Enacal le cobra 31.56 córdobas por alcantarillado sanitario y 17.82 córdobas por el tratamiento de aguas residuales, a pesar que no tiene esos servicios.

En la colonia Rubenia, Gloria Obregón es una de los 15 mil usuarios capitalinos que Enacal le hizo cambios de tarifa domiciliar a residencial, lo que implicó un aumento del 60 por ciento en su factura por el consumo de cada metro cúbico de agua potable que recibe en su casa, sin incluir el cargo fijo, alcantarillado sanitario y tratamiento de aguas residuales.

Obregón tiene un consumo promedio al mes de agua potable de 40.7 metros cúbicos (203.5 barriles). En noviembre de 2007 tenía tarifa domiciliar, según se lee en la misma factura, y por ese consumo de 40.7 metros cúbicos le cobraron 192.51 córdobas, pero desde hace varios meses el costo por ese mismo consumo incrementó exponencialmente a 308.56 córdobas, es decir, 116.05 córdobas más caro.

Enacal e INAA violan Ley 621

El diputado presidente de la Comisión de Infraestructura, Eliseo Núñez, prometió que en los próximos días convocaría a la presidenta de Enacal, María Acevedo Gutiérrez, y a las autoridades de INAA, con el propósito de acordar una solución al problema de cobertura y tarifa del agua potable.

Por nuestra parte, el cinco de mayo reciente solicitamos una entrevista a través de una carta a la presidenta de Enacal, para abordar el tema de la cobertura de agua potable, tarifas, multas e inversiones en el sistema de alcantarillado y acueductos, pero no dio respuesta. Esa misma solicitud se la hicimos al titular del INAA, Carlos Schutze, el pasado 13 de mayo, pero tampoco hubo respuesta.

Asimismo, a través de la Ley de Acceso a la Información Pública (ley 621), intentamos obtener con Enacal e INAA la cantidad de reclamos recibidos por ambas instituciones estatales en el año 2009 y en el primer trimestre de 2010, los tipos de reclamos, la cantidad de resoluciones a favor de los usuarios y la explicación sobre cómo los usuarios pueden realizar sus trámites administrativos, pero ni la empresa aguadora ni el ente regulador del agua nos dieron respuestas.

La solicitud de acceso a la información pública se la hicimos a Enacal el cinco de mayo del año 2010 a las 10:01 de la mañana y fue recibida por Yasica Rodríguez. En INAA, el documento fue recepcionado por “Fabiola” el 13 de mayo a las 11:54 de la mañana, según se lee en las copias que tenemos en nuestro poder.

Conozca cómo hacer su reclamo

El Reglamento del Servicio al Usuario establece que para hacer un reclamo ante Enacal, el usuario debe tener canceladas las anteriores facturas.  A partir que interpone el reclamo ante la empresa, Enacal tiene 15 días hábiles para darle una resolución.

Si la resolución de la empresa no satisface al usuario, entonces puede apelar ante el INAA, en un plazo no mayor de 10 días hábiles, después que Enacal le haya entregado la resolución.

El INAA tiene 15 día hábiles para darle una resolución sobre la apelación y si aún así el INAA resuelve de manera desfavorable, entonces tiene la opción de poner una demanda ante la Dirección de Defensa del Consumidor, adscrito al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific.

Después de haber sido notificados, las autoridades de Enacal tienen 48 horas para aceptar un trámite conciliatorio con el usuario ante la DDC; y si no hay acuerdo entre ambas partes, entonces el organismo de consumidor estatal deberá resolver en un plazo de 12 días.

Y si la resolución de la DDC no resuelve a favor del usuario, incluso cuenta dos días, después de haber sido notificado, para apelar ante el titular del Mific, quien tiene tres días para emitir una resolución final. Es importante que sepa que mientras su factura está en reclamo no será objeto de corte del servicio.

DIPUTADOS PREPARAN REFORMA

El diputado Eliseo Núñez, presidente de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, asegura que con sus colegas ya están trabajando en una propuesta de reforma a la ley orgánica del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA), con el propósito de darle “dientes” a ese ente regulador del agua para que proteja a los usuarios de los cobros indebidos.

Además, asegura que esa reforma contempla aplicar un subsidio cruzado, que implica que los usuarios que consuman mucha agua paguen más por ese servicio, al igual como sucede con el servicio de energía eléctrica que permite que los abonados que consumen menos paguen menos. Sin embargo, el parlamentario asegura que no ha tenido colaboración de los directivos de Enacal e INAA.

“Nosotros creemos que aquí debe de haber un subsidio cruzado. Calculamos que 400 mil viviendas a nivel nacional puedan tener un consumo menor de 10 metros cúbicos al mes, y esto son los que tienen que ser subsidiados. Los que vayan en rango de 10 a 50 metros tienen que pagar lo justo, y los que consuman arriba de 50 metros cúbicos debe ser con un pago diferenciado”, afirma el diputado.

Exigen auditar a Enacal

Debido a que las autoridades de Enacal no brindan informes anuales a los diputados de la Asamblea Nacional y menos a las organizaciones de consumidores, los representantes de esos organismos exigen a los directivos del INAA, que realicen una auditoría sobre las gestiones que realiza la empresa aguadora y otra auditoría sobre la correspondencia de la tarifa con el cobro.

“Atiendan nuestra propuesta que desde años la estamos planteando, una auditoría tarifaria y una auditoría operacional. La tarifaria consiste en hacer una revisión de cómo están aplicándose las tarifas y los diferentes bloques de consumo que tiene la estructura tarifaria, y la auditoría operacional consiste en valorar el grado de cumplimiento de ejecución”, demanda Róger Monterrey, presidente de Acugra.

Jorge Roosees, coordinador de Políticas Públicas de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, también insiste en que “el ente regulador debe hacer un estudio de eficiencia de la empresa”, mientras Róger Lacayo, vicepresidente de Acodema recuerda que la simbiosis de la cobertura del agua potable con los cobros mejorará “cuando Enacal entienda que hay que tomar en cuenta a la población”.

EN LA ZONA RURAL EL PROBLEMA SE AGUDIZA

En la comunidad Jocote Dulce, ubicada siete kilómetros al suroeste de Managua, los pobladores siguen esperando que las autoridades del gobierno central o Enacal lleven el servicio de agua potable hasta sus humildes casas.

Doña Petronila Guillén, de 57 años, es una de las líderes de la comunidad. Ella relata que en el año 2005 el entonces presidente Enrique Bolaños llegó a inaugurar un pozo para abastecer a las zonas residenciales de la zona, pero las otras casa vecinas de la comunidad no fueron conectadas a las tuberías. En la inauguración, la señora afirma que el mandatario accedió en abrir un puesto de agua en las instalaciones del pozo, para que la gente llegara a abastecerse.

“Platiqué con el propio presidente Bolaños y me dijo que me iba ayudar y que me dejaba un puesto. Empezamos comprando el barril a dos córdobas, pero ahora lo estamos pagando a tres porque el salario para pagar el agua no me salía a mí y mi esposo tenía que poner de su bolsa”, comenta doña Petronila, mientras muestra las facturas de pago que hace a Enacal por el agua que compran.

Las últimas cifras oficiales sobre la cobertura del servicio de agua potable en las zonas rurales las publica Conapas en su sitio www.conapas.gob.ni. Esa institución estatal usa de referencia el Censo Nacional del año 2005, que precisa que el 31 por ciento de la gente que vive en el campo, no cuenta con el servicio en sus hogares.

Podrá encontrar la versión publicada en el diario La Prensa, en este link:

http://www.laprensa.com.ni/2010/07/06/nacionales/30471

Anuncios
comentarios
  1. Mandarina dice:

    Nery, te felicito por este trabajo. Me parece muy atinado, sobre todo por ese impresionante dato de que de cada 100 nicaragüenses, unos 23 no tienen acceso al servicio de agua potable. Me gustó también que hagás mención del problema en los departamentos, pues demuestra el interés de no entregar un reportaje superficial y además varía el “managüismo” que impera en los periódicos locales. Mis felicitaciones nuevamente; tené por seguro que mañana esperaré ansiosa la segunda entrega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s