Canasta básica se encarece CS$270

Publicado: 22 marzo, 2010 en Reportajes
  • Incremento se concentra principalmente en los alimentos, según reciente reporte del Inide

Por Nery García

nerygarcia@conexiones.com.ni

En los primeros dos meses de este año el costo total de la canasta básica aumentó 270 córdobas (3.24 por ciento) y, por si fuera poco, algunos de los productos no cumplen con los estándares de calidad o con el peso exacto, según han verificado los inspectores de la Dirección de Defensa de los Consumidores (DDC), adscrita al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), que también han retirado del mercado más de 250 alimentos vencidos.

El Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) publicó esta semana en su sitio electrónico (www.inide.gob.ni) que entre diciembre y febrero pasados el costo total de los 53 productos de la canasta básica aumentó de 8 mil 329 córdobas a 8 mil 599 córdobas. El incremento se concentró fundamentalmente en los 23 productos alimenticios, que registraron un alza sustancial de 208 córdobas con 33 centavos.

Pero el incremento en los alimentos continúa. En esta semana se realizó un recorrido por los mercados Iván Montenegro, de Mayoreo y Roberto Huembes, verificando que al menos dos alimentos básicos han aumentado con relación a la última semana de febrero.

La libra de azúcar sulfitada, que de acuerdo con los inspectores del Mific se comercializaba a finales de febrero en 5.50 córdobas en el Mercado Roberto Huembes y 5.75 córdobas en el Iván Montenegro, en esta semana se incrementó a seis córdobas en ambos centros de compras.

En ese mismo periodo, el arroz 80 por ciento entero y 20 por ciento quebrado (80/20), que en promedio se vendía en los mercados capitalinos a nueve córdobas, aumentó a 9.16 córdobas; y el arroz americano (96/4) subió en promedio cinco centavos de córdoba por libra al despacharse a 9.55 córdobas. Ayer domingo la libra de frijoles se cotizaba en los mercados de Managua hasta en 9 córdobas.

Problemas con el peso

Ese aumento en el valor de la libra de arroz y de azúcar y la baja en la libra de frijol reflejarán un impacto en el costo total de la canasta básica, si se toma en cuenta que la cantidad de consumo estimada para un mes es 38 libras de arroz, 34 libras de frijoles, 30 libras de azúcar y siete litros de aceite, según la Comisión Nacional de Salario Mínimo.

Los nicaragüenses no sólo son afectados con el aumento constante en el costo de la canasta básica. Freddy Rodríguez, titular de la estatal Dirección de Defensa del Consumidor (DDC), reveló que después de visitar a 220 agentes económicos los técnicos de esa institución verificaron la denuncia de los pobladores, al indagar que efectivamente había pesas que no estaban calibradas correctamente, en detrimento de los consumidores.

Pero Rodríguez evitó precisar cuántas máquinas fueron descubiertas con problemas y en qué lugares estaban. “Eso (la verificación) se ha hecho en el comercio general, mercados, supermercados y otros lugares… lo que te estoy diciendo es veraz. Tal vez la documentación tendría que mejor reservarse, nosotros no te vamos a decir mentiras”, refirió.

Con limitada capacidad

El titular de la DDC también confirmó que muchos de los productos que se ofrecen en los centros de compras se encuentran vencidos. Esto ha sido comprobado de acuerdo a lo que establece la normativa técnica obligatoria nicaragüense, que tiene que ver con las etiquetas.

“En este lapso del año 2010 hemos verificado casi 6 mil productos, hemos destruido 253 productos que hemos encontrado vencidos. Eso es a nivel nacional”, enfatizó.

Sin embargo, los miembros del Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores (Indec) y de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC), quienes denunciaron anteriormente esas irregularidades, coinciden en que la DDC no tiene suficiente personal y autonomía para hacer cumplir la Ley 182 (Ley de Defensa de los Consumidores), que establece la protección de salud y seguridad en el consumo y demandar una reparación integral, oportuna y adecuada de los daños.

Aunque Rodríguez no está de acuerdo con esos señalamientos, reconoce que financieramente depende de los fondos que le entrega el Mific, cuyo monto asegura desconocer y confiesa que sólo hay 22 personas que trabajan en las oficinas de la DDC, quienes realizan las labores de información para los consumidores, atienden y procesan reclamos y hacen la verificación de productos vencidos.

Riesgos de alza en energía

En mayo existe la amenaza de que se realice un eventual aumento en la tarifa de energía eléctrica, según declaraciones del gerente de comunicación de las empresas Disnorte y Dissur, Jorge Katín, quien aseguró que los rezagos tarifarios a favor de dichas compañías acumulan los 22 millones de dólares, debido a que están comprando energía a las generadoras por encima del precio aprobado por el INE.

“El precio medio de compra que hace la distribuidora es de 142 dólares el megavatio, pero se tiene que vender energía en 126 dólares. Esta diferencia hace que se acumulen desvíos de 22 millones (de dólares)”, dijo Katín a los medios de comunicación el pasado 12 de marzo en un foro sobre energía, organizado por el Indec.

De continuar el aumento en el precio de los combustibles y de concretarse un alza en la venta de la energía al consumidor final, se daría un aceleramiento en el costo general de los bienes y servicios, debido a que el valor de los carburantes y la electricidad son dos indicadores fundamentales en la economía del país, lo que implicaría un incremento en los costos de operación y transporte. Y esto a su vez provocaría un efecto dominó en el precio de la canasta básica.

Al menos esa es la experiencia del país, según lo refleja los el Banco Central de Nicaragua (BCN), que precisa en su informe mensual que durante los dos primeros meses del 2010 la inflación (aumento general de los precios de bienes y servicio) fue de 2.44 por ciento.

Además, en el informe del BCN se lee que entre los principales factores que incidieron en la inflación está el incremento en la división de alimentos y bebidas no alcohólicas, que se debió a la estacionalidad en la producción de bienes agropecuarios, además del aumento del precio internacional del petróleo, lo que también impacta en el costo de la energía porque en Nicaragua se produce el 75 por ciento de esta a partir de derivados del crudo.

La situación deteriora aún más el salario. Actualmente la paga mínima promedio mensual es de poco más de 2,600 córdobas.

  • ¿Cómo optimizar los recursos de la familia?

Ante la falta de una campaña educativa de parte de las autoridades del Gobierno, los nicaragüenses deben poner empeño en aprender a ahorrar un porcentaje de lo poco que ganan, al evitar el consumo de comida chatarra.

“Estamos preocupados por curar y no por prevenir”, asegura María Gabriela Martínez, nutricionista de la organización no gubernamental Soy Nica.

La especialista afirma que los nicaragüenses han caído en el consumismo de productos enlatados sin preocuparse por cuál es su contenido y los daños que causan a la salud. Eso porque las comidas rápidas contienen altos niveles de grasas, sal, azúcares y químicos que están ocasionando diversas patologías como problemas de obesidad, gastritis, diabetes, entre otras.

Por esa razón recomienda comprar productos naturales que contengan frutas, vegetales, vitaminas, proteínas y carbohidratos, para mantener el cuerpo sano y con la energía suficiente. “Por ejemplo, combinar frijoles, arroz, ensalada de tomate y refresco de limonada, que es una buena alimentación”, asevera Martínez.

El economista Luis Murillo sugiere que cada familia elabore una estructura de costos de los gastos que realizan periódicamente y evitar los gastos innecesarios. También, si puede, comprar al por mayor; esto le permitirá ahorrar por lo menos un 30 por ciento de lo que compra al detalle en una pulpería, en donde corre el riesgo de comprar menos de lo real.

Murillo insiste en que evite comprometerse con tarjetas de crédito, porque los altos intereses merman la capacidad de ahorro de las familias. Y por último, establezca una estrategia de ingreso familiar y no individual, para compartir los gastos y así reducir los costos.

Leonor Midence, presidenta de la Liga Nacional de Defensa del Consumidor (Lideconic), invitó a los pobladores a apropiarse de la Ley de Defensa de los Consumidores (ley 182) y su reglamento, para conocer sus derechos y defenderlos ante las autoridades correspondientes.

“Un consumidor informado va a saber demandar sus derechos en el momento oportuno y no esperar que suceda la catástrofe. Tiene que ser un tema cotidiano”, recalca Midence.

Sequía empeora situación

Luis Murillo, economista y catedrático de la Universidad Centroamericana (UCA), se mostró preocupado por la inflación registrada por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Recordó que los meses en que menos crece la inflación son los primeros del año, porque es un periodo sin mucho movimiento económico, y tiende a aumentar cuando se acerca Semana Santa o Navidad.

Murillo, quien tiene una especialidad en comercio y otra en desarrollo local, también recuerda que los efectos de la sequía es otro factor que tiende a agravar más la situación.

Esto si se toma en cuenta que al menos 36 municipios productores del país han sido afectados por el fenómeno climático, por lo que mucha cosecha de primera se ha perdido, y eso genera escasez de alimentos, lo que a su vez provoca una mayor demanda de esos productos y por consiguiente un alza en sus precios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s